Avda. Colón # 556 - Punta Arenas
056-61-2241078
056-61-2247987

Historia

Si usted está leyendo estas letras significa que está embarcado en la aventura de conocer el territorio más austral de Chile, Magallanes y el territorio Antártico, que desde ya es toda una proeza. De la misma forma que un joven empresario europeo (aleman), en un momento de inspiración, decide "descubrir" para el turismo moderno esta región casi ignorada de América Meridional.

Nombres tan evocadores como Magallanes y Drake, Sarmiento y Fitz-Roy, Cabo de Hornos y Diego Ramírez, Beagle y Navarino, Payne, Balmaceda, Darwin y Ushuaia, entre muchos otros, dan pauta para acometer la magna empresa de captar en una película documental único en su género y ¡desde un avión!, la geografía tan singular como bella, que de por si son sinónimo de leyenda y aventura.

408 años después de Hernando de Magallanes, en 1928 una pequeña goleta penetra nuestro Estrecho de Magallanes con rumbo al puerto de Punta Arenas. En ella vienen, después de recorrer más de 10 mil millas náuticas, desde el puerto de Hamburgo Günther Plüschow y sus camaradas. Hazaña épica que pronto sería sobrepasada por otra: recorrer en un frágil avión monomotor los increíbles fiordos y picachos de esta zona, hasta lograr material suficiente para su documental.

Para Plüschow, desde su adolescencia, Tierra del Fuego había sido su permanente sueño, una especie de "Wunderland".

Desde el momento que la expedición arribó a Punta Arenas se empezaba a realizar su sueño, pero al mismo tiempo comenzaban a enfrentar grandes tareas como armar su avión despachado desde Alemania, embalado en grandes cajones, una nave heinkel enteramente recubierta de tela plateada, con dos flotadores, motor BMW-4 enfriado por agua, hélice bialar. Su distintivo era D-1313 y su dueño la bautizó con el nombre de "Tsingtao". Pero a medida que el público se iba familiarizando con este "Tsingtao", le fue cambiando el nombre por el de "Cóndor de Plata".

Plüschow, escribió sus experiencias aéreas en un libro titulado "Cóndor de Plata sobre la Tierra del Fuego", editado por Ullstein-Berlin. En sus páginas se trata un mundo fascinante en la que se encuentran personajes intrépidos frente a una naturaleza indómita.

También fue un precursor de la aviación, siendo el primer correo aéreo internacional entre Punta Arenas y Ushuaia. El primero en sobrevolar el Cabo de Hornos, el primero en dar a conocer al mundo las cumbres permanentemente heladas de las cordilleras tomadas ¡desde arriba!

En términos generales esta primera etapa cubre el territorio situado al Sur del Estrecho de Magallanes hasta más allá del Cabo de Hornos. Al final de esta etapa la expedición vende la goleta "Feuerland" a la "Falkland and Islands Company", siendo su nuevo nombre "Penélope" y la seguiremos viendo por largo tiempo.

El 13 de marzo de 1929, siempre acompañado de su eficiente copiloto, mecánico y amigo, Ernst Dreblow, unen en vuelo sin escala Punta Arenas y el gran frigorífico Bories, en las cercanías de Puerto Natales. Este vuelo de algo más de 200 km es uno de los más difíciles tramos aéreos del mundo. Días después, el avión queda con base en el lago Sarmiento, en pleno corazón de la cordillera Payne.-

Fructuosa fue la estadía en tierras magallánicas de estos dos campeones del aire - Günther Plüschow y Ernst Dreblow - cuando aun estaban en la flor de sus vidas y animados para cumplir una difícil, pero hermosa tarea de hombres… fue tan breve como los párrafos aquí escritos, con cuya lectura pretendemos rendir un postrer homenaje a su notable labor.

Pero como todas las leyendas que las fundan en arduo y efímero triunfo del hombre, al cabo de innumerables peripecias y hasta penurias, como solían sufrir en aquel entonces los aviadores de vanguardia, un helado día de 1930 el "Cóndor de Plata" se internó con mucho esfuerzo cordillera adentro, donde reina el hielo sempiterno, el viento tempestuoso y nubes desgarradas. Entre Payne y Baguales… allá, sobre Perito Moreno… aún más lejos, en medio del lago argentino… bien alto en los aires gélidos, una poderosa mano atrapó repentinamente al gran pájaro tronador y sus felices ocupantes. Llenas de luz sus pupilas hizo su llamado intempestivo e inexorable…

Nosotros queremos continuar el trabajo ejemplar en pro del turismo magallánico que dejó y es así como surgió la idea de dedicar este pequeño hotel al turismo de avanzada, al viajero que busca afanosamente una naturaleza pródiga, un trozo de historia, unas manos amigas, una habitación acogedora, un servicio solícito…

Qué más original y animador que rememorar esta gesta de la aviación mundial… recogiendo el nombre con que el público entusiasta bautizó al novedoso pájaro tronador que se enseñoreó de nuestros más altos cumbres patagónicas que el nombre de nuestro Hotel "Cóndor de Plata".

Un hotel de pioneros

Somos un hotel de pioneros para pioneros y así hemos continuado la tradición de servir a científicos y aventureros tales como: Kaminski que caminó solo al Polo el año 1996 quien a fines de 2004 vuelve a repetir la odisea, pero esta vez acompañado de un niño minusválido para demostrar que esto no es un impedimento; Un grupo de buzos que buscan los restos de las naves que trataron de cruz el Cabo de Hornos en el siglo XVIII; La expedición Antártica holandesa del 2001 o la famosa expedición transatlántica Dr. Jean Louis Etienne ya que fue la última hecha con perros y muchas otras expediciones que han preferidos nuestros servicios…

El "Territorio de Magallanes" o "Patagonia Meridional" es mayormente una región marítima semi-polar. Tanto así que se puede afirmar que sus costas son bañadas -Sur, Este y Oeste - por tres grandes mares; y que el hielo polar antártico penetra hacia el Norte hasta casi los 40° de latitud. Sin embargo, en muchos de sus encantadores rincones imperan microclimas de índole sub-tropical.

©2016 Hotel Condor de Plata